Entrega a toda la UE

Muebles de diseño clásicos y modernos

Guía de Compra

En un mundo de materiales

En los últimos años, elegir el material adecuado se ha convertido en un factor clave del diseño de interiores. Los diseñadores han optado por dejar que los acabados transmitan naturalidad, sencillez y luminosidad. Aquí encontrarás una guía que te ayudará a conocer qué materiales necesitas en tu decoración:



Madera

A buen seguro, la madera siempre estará presente en los hogares. Su look sólido y duradero resiste inalterable el paso del tiempo, y, además, se puede modelar en una inmensa variedad de formas. Estas son sólo algunas razones por las que se considera que la madera es el aliado perfecto para un look atemporal.

Madera Natural

La madera natural transmite sencillez, por lo que es un elemento básico en las decoraciones de influencia escandinava o minimalista. Sus principales características son las vetas y look inacabado, lo que aporta un precioso contraste si lo combinas con colores metálicos, brillantes o con plástico. Debido a su naturaleza porosa puede ser difícil de limpiar, por lo que recomendamos utilizar materiales específicos para madera natural.
Roble

El roble es el árbol más representativo de América, mundialmente conocido por sus bellotas y sus preciosas y sólidas hojas. Esta madera, ligeramente densa, tiene un efecto decorativo que se potencia cuando se le da forma curvada.
Contrachapado

El contrachapado está compuesto por delgadas capas de madera, cuyas vetas se colocan en direcciones contrarias y se pegan para conseguir así mayor resistencia. De este modo se evita que la madera se combe con el paso del tiempo.

El contrachapado es más fácil de modelar que la madera natural, con lo cual es posible conseguir formas esculturales y curvadas para sillas, mesas y revisteros. En su estado natural, se puede limpiar con cualquier limpiador para madera aunque normalmente se presenta barnizado, lacado o habiendo sometido a cualquier otro tratamiento similar.
MDF

El conglomerado MDF es una mezcla de maderas que han sido desmenuzadas y recombinadas para conseguir resistencia y un aspecto duradero. Normalmente es más ligero que la madera sólida -y más barato también- lo que lo convierte en un material perfecto para añadir un revestimiento o cobertura. El MDF y el contrachapado se utilizan de manera muy similar.
Contrachapado

El contrachapado está compuesto por capas delgadas de madera que se superponen a piezas más gruesas. El resultado es que puedes conseguir un acabado mucho más lujoso por menos dinero, ya que la madera de más valor se utiliza sólo para recubrir el resto. Los contrachapados se pueden modelar de todas las formas posibles, y las piezas grandes son mucho más ligeras si están fabricadas con contrachapado que si utilizas madera sólida.

Acabados de madera

Estaríamos cometiendo un gravísimo error si no mencionásemos la increíble cantidad de colores, tonos y acabados que pueden aplicarse a la madera, desde la sencillez del pino al oscuro nogal, una de las maderas estrellas del estilo de mediados del siglo XX.

Plástico

El plástico tiene una larga tradición en el mobiliario, ya que algunas de las sillas más famosas de los años 60 y 70 están hechas de plástico, con colores brillantes y una variedad de formas inagotables.

El plástico es duradero, fácil de limpiar y relativamente ligero. Por sus características, está disponible en multitud de colores y se puede usar para conseguir formas ergonómicas y suaves, como los asientos de nuestras sillas de inspiración eames. Normalmente, encontrarás plástico en sillas, mesas y lámparas.

Metal

Abre cualquier revista de interiores, cualquier web o tablero de Pinterest y verás que el metal está literalmente por todas partes. No sólo es versátil, resistente y de tacto agradable: también es atemporal y viene en multitud de acabados.

En su versión más clara podemos encontrar piezas de acero inoxidable, cromadas, cobre, plateadas o doradas -tonos todos que maximizan el glamour y el brillo de tu habitación. Además, colores más oscuros como el gris metálico, peltre o e metal en bruto te ayudarán a conseguir un look mucho más industrial y utilitario.

Tejidos

Los tejidos que se pueden emplear pasan por algodón, lana y cualquiera en medio de las dos. La tela es visible en cualquier hogar, estando presente en sofás, sillones, cojines, alfombras y mantas.

El algodón, la lana e incluso las fibras sintéticas como el nylon y el polyester tienen aspectos positivos y negativos. La lana se puede percibir como rica e incluso lujosa -las alfombras de lana tienen un look difícil de igualar-, pero es difícil de limpiar y es demasiado gruesa apra el verano. El algodón es, a menudo, una apuesta segura, fácil de lavar, suave y duradero. La lana y el lino se utilizan con frecuencia para conseguir un acabado texturizado (telas jaspeadas, tweed, fieltro).

El nylon y el poliéster puede que no hayan tenido buena fama hace años, pero los interioristas actuales emplean estas fibras para dar un aspecto natural, fácil de limpiar, convencional y muy “utilizable”, resultando perfectas para habitaciones de niños o espacios comerciales y oficinas.

Piel y piel sintética

La piel y la piel sintética añaden un toque rico y atractivo a cualquier interior, ya sea utilizadas en grandes sofás o en los asientos de las sillas.

La piel envejece bien, desarrollando una bonita pátina y adquiriendo un tono más intenso con el uso. Está disponible en una amplia gama de colores y acabados pero eso sí, es difícil de limpiar has de tener cuidado de no emplearla en sitios donde pueda ensuciarse con facilidad, como las habitaciones de los niños o un comedor.

Por ello, la piel sintética puede ser una opción mucho más práctica, ya que muchas versiones modernas son absolutamente imposibles de distinguir de la piel real siendo, por contra, mucho más fácil limpiarlas.

Cristal

El cristal no se limita a ventanas y vasos: nos encantan las lámparas de cristal, tan elegantes y refinadas… y tan llamativas también.

Con el reciente resurgimiento del mobiliario inspirado en diseños de mediados del siglo XX (el estilo contemporáneo - modernista), los tableros de cristal para las mesas están más de moda que nunca. También puedes apostar por lámparas de cristal coloreado y tableros de cristal ahumado.